Tendencias de moda

Los 5 zapatos imprescindibles de la primavera-verano 2018

Del color blanco a los destellos disco pasando por la sensatez de tacones bajos, estos son los cinco pares que más se verán durante los próximos meses

Retros y blancos, muy blancos

Por mucho que el blanco haya sido (y sea) considerado un tono básico y neutro, los zapatos eran territorio vetado, incluso de gusto dudoso. Eran, porque los looks de street style han conseguido no solamente que este tono se convierta en habitual, sino que ya es un hallazgo estético que compite con el sempiterno negro. Y si durante estas semanas han sido los botines quienes se han teñido de este color, la primavera-verano 2018 alargará este éxito en forma de salones y sandalias que respiren un marcado aire retro. Los coqueteos con los ugly shoes están permitidos, pero las reminiscencias a los años 90 son un valor al alza.

De Bimba y Lola

Con tacón medio y elástico, de Bimba y Lola (148€)

Los ‘mules’ de punta y tacón finos

Estás ante los zapatos que más verás y llevarás esta próxima primavera-verano 2018. Prometido. Quizás suene contundente en exceso, pero el perfil tan concreto como el que suponen un tacón fino, una punta afilada y el talón al descubierto resulta, en realidad, bastante sencillo de llevar y adaptar al día a día: las alturas pueden ir desde lo (casi) plano hasta medidas propias de stilettos; los colores pueden moverse entre el negro y el rosa más vibrante tocando todos los matices sorbete que se imaginen y, además, la vocación de cambio de milenio es lo suficientemente discreta como para no provocar reticencias. Si en invierno has caído rendida ante el botín-calcetín de Balenciaga, esta es la versión veraniega y, quizás, menos comprometida.

Las sandalias planas satinadas

El rastro del éxito de las palas puede rastrearse hasta la obra de Miuccia Prada en su firma homónima y en Miu Miu, pero también en una marca equidistante como Fenty Puma o Christian Dior. El siguiente paso fue el salto al mainstream, con una aceptación tal que lo único que ha podido hacer la industria es rendirse ante el fenómeno; de ahí que los modelos se hayan vuelto a ver en Alberta FerrettiEmilio PucciRejina Pyo o Victoria Beckham. Sin embargo, hay un acabado muy concreto que está posicionándose como viral: el satinado en tonos vibrantes que se salgan de la paleta pastel que llenará las prendas.

Las ‘ugly sandals’ (de nuevo)

Phoebe Philo hay que agradecerle que, desde el templo de Céline, revitalizase el feísmo en material de calzado, no tanto por una cuestión estética como práctica: para muchas personas, las sandalias planas de goma son el epítome de la comodidad veraniega. Así que después de convertir a las Birkenstock y derivadas en el nuevo objeto de deseo, era cuestión de tiempo que sucediese lo mismo con las Teva y sus declinaciones. Las tiras de tela coloridas son tan innegociables como la suela negra de goma, pero el cómo se aten y cómo se lleven queda a gusto de cada cual, a pesar de que la colección de primavera-verano 2018 de Prada es un manual de uso que no habría que perder de vista.

Los ‘glitter’ (en cualquier formato)

Victoria BeckhamGucciCoach 1941… Las escuelas estéticas a las que están adscritas estas firmas son diferentes, así que que todas ellas hayan coincidido en cuajar de glitter y tachuelas es más que significativo. Una variedad que, lógicamente, da lugar a numerosas declinaciones: lo mismo el brillo llena salones clásicos que kitten heels, pasando por mocasiones destalonados o bailarinas que podrían aparecer en cualquier cuento. Donde no puede transigirse es en el color, que siempre será plateado o, como mucho, con tintes azulados.